14 de noviembre de 2013

¿Cuáles derechos puede una asociación suspender?

Bajo la sección 718.303 de los Estatutos de la Florida (2013), una asociación puede suspender los derechos de un dueño, su inquilino y/o invitados, a usar los elementos comunes, las facilidades recreativas y/o otra propiedad de la asociación, por violar los reglamentos o restricciones delineados en la declaración de la asociación.   Originalmente, este estatuto no otorgaba el acceso requerido de entrada y salida a la comunidad, del uso a los elementos comunes, los servicios públicos, o a los elementos limitados que sirven solamente la unidad.  Ahora, el estatuto no permite suspender estos accesos.  El estatuto todavía no indica si la asociación tiene derecho a suspender los servicios de televisión por cable.

17 de octubre de 2013

¿Una Ejecución Hipotecaria Más Rápida?

El 01 de julio, entró en vigencia un cambio en el Estatuto § 702.10.  El cambio esta diseñado para ayudar a las asociaciones cuando se enfrentan con una ejecución hipotecaria que simplemente no llega a su fin.  El nuevo cambio permite a la asociación pedir que la corte exija del banco una explicación de por qué la ejecución hipotecaria no ha terminado.  Los documentos de la ejecución hipotecaria, incluyendo la petición de la asociación, son examinados por la corte y, si la corte estima que no hay razón viable por la cual la ejecución hipotecaria no avanza, la corte puede ejecutar una orden requiriendo que el banco le de razones por la cual la ejecución hipotecaria no avanza y/o no se a finalizado.  Si el juez no recibe razón adecuada para continuar el caso, el juez firmara la orden final concluyendo la ejecución a favor del banco.  La orden final incluirá la fecha de la venta judicial.

Si eres un dueño de hogar sujeto a una ejecución hipotecaria y te encuentras en la situación en la cual el juez, a través de esta ley, ejecutó una orden final, debes de confirmar que la orden final solamente es contra la propiedad y no contra el dueño personalmente.  La ley específicamente protege a un dueño contra una orden final dirigida a los bienes personales del dueño.